Archivo | octubre, 2010

Bacante

29 Oct

Algunos seguro que se han echado las manos a la cabeza al leer bacante en vez de vacante. Sin embargo no, no pasa nada, existe una bacante con b.
Bacante, que nos viene de nuestro idioma abuelo, el griego. En la lengua de los helenos bacante se refería al dios Baco y sus seguidoras.
Las bacantes eran las mujeres que se encontraban festejando las famosas bacanales.
También se llama bacante a las mujeres despoendoladas.


Texto: Diccionario de mitos Autor: García Gual, Carlos

Anuncios

Casquivano

28 Oct

A veces, solo a veces, la lengua castellana se parece a otras y encuentra en la unión de dos palabras una nueva. Eso ocurre en el alemán de forma frecuente pero no así en el español. Sin embargo en casquivano sí es así.
Casquivano tiene su origen, lógicamente tras lo explicado, en casco y vano.
Y su significado, pues prácticamente lo dicen sus palabras si conocemos algunas formas de hablar del sexo: ser alegre de cascos, ser vano de cascos.
También se dice casquivana solamente para el género femenino, algo típico en la lengua si tenemos en cuenta los siglos de dominación del hombre, que tiene su espejo en el vocabulario. Así, casquivana es la mujer que se acuesta con diferentes hombres sin tener relación formal con alguno de ellos.


Texto: Mujeres piratas Autor: Váquez, Germán

Remezón

27 Oct

América Latina tiene problemas no solo sociales sino también naturales: se encuentra en una zona de alta densidad volcánica, huracanes y fallas sísmicas.
Por este último caso suele haber un gran número de remezones de los que nadie se percata, pero que a diario ocurren.
Este término, remezón, es usado simplemente en América y describe un temblor de tierra. Ojalá no tengamos que sufrir muchos más, pero la naturaleza es implacable.

En tanto, la Onemi informó que el remezón alcanzó los III grados en la escala de Mercalli en Melipilla, Rancagua y San Fernando, mientras que en Chago City y Pencahue la cosa fue de II grados.

Fuente: La cuarta

Hesitar

26 Oct

Es curioso como hay palabras que parecen de de otro idioma y sin embargo existen en castellano, me pasó con la palabra hesitar. En inglés he escuchado bastante hesitate y deben tener el mismo origen, el latín, ya que hesitar significa en su única acepción, dudar o vacilar.


Texto: Revista de derecho, historia y letras , Volumen 17 Autor: —

Aponeurosis

25 Oct

Aponeurosis no es la estrella de la liga griega de baloncesto ni el último fichaje de Los Angeles Lakers para su nueva temporada de la NBA. Aponeurosis es un término de origen griego (ἀπονεύρωσις) que significa literalmente “extremo del músculo”.
Sin embargo en el diccionario de la RAE se recogen dos significados diferentes para aponeurosis.

El primero es la membrana cuyo tejido envuelve a los músculos. Es a través de la aponeurosis como los músculos se fijan.

En el segundo caso aponeurosis es un tendón que tiene forma de lámina debido a su forma ensanchada.


Fuente de la imagen: http://home.comcast.net/~wnor/livepalmofhandpalmaponeur.jpg

Procrastinar

22 Oct

Hoy es viernes y como hasta el lunes se procrastinan las palabras, seré muy breve (lo bueno, si breve, dos veces bueno).
Procrastinar llega del latín y, aunque no es muy usada, yo invito a que se extienda este término que significa aplazar algo. Al fin y al cabo siempre estmaos procrastinando cosas.


Texto: Rompa Con el Ciclo del Divorcio: Como Puede Tener Exito su Matrimonio Autor: Trent, John; Weeden, Larry K.

Lacerar

21 Oct

Hoy traigo a Enriquecer Vocabulario una palabra que suele ser denominada como término técnico en el vocabulario médico: lacerar o laceración.

Lacerar, tras sus rimbombantes fonemas, esconde este significado: dañar. Este daño puede ser bien físico o bien anímico.

Pero lacerar también puede hacer referencia a la reputación de alguien, es decir, no tienes porque poner triste a una persona sino simplemente hablas de ella en un asunto delicado y acusándola en público.

Pero lacerar parace que además se convierte en una palabra con capacidad de catarsis ya que tras el castigo, lacerar puede hacer referencia a pagar el delito cometido.

Pero además lacerar es sinónimo de cuando una persona gasta poco porque debe ahorrar, cuando es áustera.


Texto: Crónicas de Bustos Domecq Autores: Borges, Jorge Luis; Bioy Casares, Adolfo