Archivo | enero, 2012

Lene

31 Ene

Lene, sí, con ele y no con pe como algún que otro habrá, sin cierto sonrojo ya en este siglo XXI, pensado. Es una palabra que nos llega del latín, lenis, y se trata ni más ni menos que de un adjetivo. La propia RAE advierte que es un término con poco uso, por lo que deberíamos rescatarlo para no hacer que nuestro idioma se empobreza en términos generales y además consigamos enriquecer nuestro vocabulario personalmente.

Lene sirve para describir algo que se manifiesta ante nuestro sentido del tacto como suave. Por ejemplo un algodón, o la piel de un niño.
Pero este adjetivo también se puede utilizar para describir a alguien como dulce o agradable, sin malicia. La leyenda nos cuenta que Buda era lene. O Jesucristo.

La n se enroca con la v, y es que lene significa también leve.

¡Rescata esta palabra de nuestro olvido!


Texto: Religión, lengua y cultura prerromanas de Hispania Autores: Villar, Francisco; Fernández Álvarez, María Pilar

Algol

30 Ene

¿Sabías que con algol se puede definir una lengua? Se trata de un idioma tal vez no humano, o sí porque fueron personas los que lo inventaron. Sin embargo son máquinas los que lo utilizan. ¿Podríamos hablar de un producto humana? La RAE lo define como lenguaje artificial. Pero lo artificial está hecho por la mano del hombre.

Dejándonos de problemas metafísico, algol viene del inglés, de algorithmic language, y está orientado a problemas de números complejos, aritmética de doble precisión o pasajes de parámetros por valor.


Texto: Apéndice A – Z, Volume 111 Editorial: Espasa Calpe

Como plus, el software en funcionamiento:

Aljor (aljez)

27 Ene

Aljor es lo mismo que aljez, y ambas se unieron al vocabulario español desde la misma raíz, si el avispado lector se ha dado cuenta ya de que son de origen árabe, por su inicio característico de al-.
Aljor y aljez vienen a señalar simplemente el yeso.

Texto: El arte en la antiguedad clasica: Etruria-Roma Autores: Baianchi Bandinelli, Ranuccio; Torelli, Mario

Prolijo

26 Ene

Prolijo es uno de esos adjetivos que seguramente escuchemos muchas veces, lo leamos más pero que nos cueste definir exactamente qué es si nos lo preguntan.
Este término tiene su origen en el latín, prolixus, y tiene tres significados que no tienen nada que ver el uno con el otro, quizás de ahí la dificultad para señalar bien qué es prolijo si un extranjero o nuestro hijo nos lo cuestiona.
Uno de los significados que podemos aplicar a esta palabra es largo. Cuando algo se dilata demasiado en la dimensión temporal podemos usar prólijo. Por ejemplo los discursos de Fidel Castro son famosos por este motivo.
Otro significado de este adjetivo es cuando se quiere describir que algo ha sido hecho con mucho trabajo y de forma esmerada. La famosa talla del David de Miguel Ángel podría ser un objeto prolijo.
Por último también se puede utilizar para mostrar la molestia que tenemos sobre un hecho, objeto o persona. Por ejemplo el prolijo sonido de las bocinas de los coches en un atasco.

Texto: Don Juan Tenorio Autor: Zorrilla, José

Occiso

25 Ene

Este miércoles nos despertamos, bueno en México porque en España ya debe ser por la tarde, con un término con un solo significado pero bastante contundente, tanto como su fonética: occiso.

Con este significante, cuyas raíces respiran aún del latín occidere, se utiliza para describir alguien (o algún animal) muerto violentamente.

Si bien occiso es un adjetivo, se suele sustantivizar en bastantes ocasiones, sobre todo en el periodismo latinoamericano.

Texto: El desfile del amor Autor: Pitol, Sergio

Lingual

24 Ene

Vámonos hoy con una palabra relacionada con la metalingüística: lingual. Como podrán adivinar muchas personas se trata de un adjetivo que relaciona con el el músculo que tenemos dentro de la boca, pero también sirve para señalar algo que es relativo al habla, esa poderosa herramienta únicamente humana. Así podemos hablar del músculo lingual, de problemas linguales y un largo etcétera a todo lo que queramos poner.

En el campo de la fonética lingual señala aquellos sonidos, concrétamente consonante, que para sonar tenemos que apoyar la punta de la lengua. Así nuestro músculo haría una partición del aire que sale por la boca para que finalmente salgan fonemas como la /l/ o la /t/.

En España la s se pronuncia de forma apical, es decir lingual, en el norte mientras que en el sur, como Andalucía, es laminar.

Texto: Tratado de anatomia descriptiva: ilustrado con unas 360 figuras intercaladas en el texto
Autor: Sappey, Philibert-Constant

Nabateo

23 Ene

Los gentilicios forman parte del gran acervo del español. Uno de los beneficios de aprender vocabulario sobre este tipo de palabras es que podemos utilizarlos como sinónimos, de manera que no tenemos que estar repitiendo continuamente el nombre de la región o de la ciudad. Con nabateo podemos hacer lo propio acerca de los habitantes de una de las zonas más exóticas del mundo.
Son nabateos, o nabateas, las personas que vienen de la siguiente región, a ver si lo adivinan:

Fuente: Amerune – Flickr
Efectivamente, los nabateos provienen de Petra, o más bien de la región que vivía entre el mar Rojo y el rio Éufrates.

Así, la cultura, gastronomía, su lengua o cualquier otro aspecto de la vida de esta población puede llevar tal adjetivo.

Texto: Trajano Autor: Blázquez, Jose María